Kidoodle Minibox A1, impresora 3D para los pequeños de la casa

La impresión 3D es un Hobby cada vez más popular, pero debido a su complejidad es cierto que no resulta accesible para todos… hasta ahora. Hoy les presentamos a la Kidoodle Minibox A1, una impresora 3D dirigida a niños y adolescentes, la cual en teoría les permite fabricar sus propios juguetes con esfuerzo mínimo y de manera segura.

En este sentido, hemos probado esta impresora 3D y nos ha parecido un dispositivo interesante tanto para entretener a los pequeños de la casa, como para darles una experiencia educativa, y quien quita que quizás pueda ayudarlos con proyectos escolares o a desatar su creatividad. En términos de prestaciones, es una máquina bien pensada que pone énfasis en la sencilles de uso y la seguridad de los críos, lo que naturalmente viene con algunas desventajas, pero todo esto lo explicaremos más adelante.

Características técnicas de la Kidoodle A1

Kidoodle A1
Dimensiones 312x312x352mm
Peso 2.5 kilogramos
Tecnología FDM
Volumen de impresión 100 x 100 x 100mm
Diametro de la boquilla 0.4mm
Tamaño de la capa 0.1 – 0.3mm
Precisión de impresión ±0.1mm
Temperatura máxima de la boquilla 250ºC
Materiales soportados PLA/PLA+/SILK PLA, PETG, TPU, ABS.
Superficie de impresión Hoja de acero PEI
Velocidad de impresión 100mm/s a 600mm/s
Funciones Bloqueo anti-niños, reanudación de impresión, detección de filamento.
Software de corte Cura Kidoodle Slicer y Kidoodle 3D
Pantalla Si
Conectividad USB, Tarjetas TF, Wi-Fi
Sitio del fabricante kidoodle3d.com

Una impresora 3D a prueba de niños

La Kidoodle Minibox A1 es una impresora 3D con diseño cerrado que tiene un aire de juguete, lo cual es apropiado considerando su objetivo, pero no se confundan, es una máquina bastante completa y de buena manufactura.

Kidoodle Minibox A1 - Diseño

La misma se despacha con un adaptador de corriente, una lámina de PEI de repuesto, 250gr de filamento de prueba, pegamento para plataforma, un kit de llaves hexagonales, pinzas y un pendrive. Asimismo, ponerla en marcha es cosa fácil, la sacamos del paquete, removemos la goma espuma protectora del interior, la enchufamos enchufarla y luego seguimos los pasos de inicialización que aparecen en pantalla, los cuales nos instan a descargar la aplicación Kidoodle.

Contenido del paquete

Volviendo al tema principal, la Kidoodle Minibox A1 es compacta y ligera, se asemeja a una vieja TV, pero la gran pantalla y los soportes de filamentos delatan su naturaleza. En la parte frontal podemos apreciar una puerta de plástico transparente y en el interior alberga una cama de impresión con superficie de PEI magnética.

Kidoodle Minibox A1 - Puerta

Con eso en mente, el fabricante tomó varias medidas para garantizar la seguridad de los niños, y una de ellas es que la cama de impresión no está calentada, así que debemos usar pegamento para que se adhieran las primeras capas.

Kidoodle Minibox A1 - Cama de impresión

Si se abre la puerta cuando está imprimiendo, la máquina detiene su operación y emite un pitido bastante audible. Esto no elimina totalmente el riesgo de hacerse daño, pues recordemos que la boquilla también alcanza altas temperaturas, así que de igual manera sugerimos mantener a los más chicos supervisados a la hora de usarla.

Kidoodle Minibox A1 - Impresión 3D para niños

No podemos pasar por alto la colorida pantalla, la cual posee una interfaz sumamente intuitiva que hasta un niño podría usar (esa es la idea), aunque eso sí, nos gustaría que estuviese en español.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rendimiento, impresión y funciones

Para ser una impresora de “juguete”, la Kidoodle Minibox A1 imprime con una calidad más que aceptable, pero nada sorprendente, y si lo que quieres es un acabado de mayor calidad para tus impresiones, obviamente hay mejores opciones en este rango de precios. Asimismo, el volumen de construcción es algo limitado, solo 100x100x100mm, por lo que no podremos imprimir grandes modelos con ella.

Impresiones

Dónde verdaderamente nos sorprende es en su velocidad de construcción, que puede alcanzar un tope de 600mm/s, aunque el punto recomendado siempre está a mitad de camino. Cabe acotar que a 100mm/s es muy silenciosa, por lo que el modo silencioso la ajusta a esa velocidad, pero es todo lo opuesto cuando se acerca a la máxima velocidad.

Sea como sea, es más rápida de lo que esperaríamos para una impresora de este tamaño; puede imprimir al popular modelo de pruebas Benchy en cuestión de 20 minutos y esto es idóneo, pues los niños no se caracterizan por su paciencia.

Kidoodle Minibox A1 - Superficie de impresión

Hablando de niños, podemos dar fe de que un niño de 4 años puede operar esta máquina una vez que le hayamos mostrado la manera. Hay una vista previa de los modelos precargados y podemos elegir entre 6 categorías que suman más de 100 modelos. Curiosamente, hay un modo randomizer que imprime un modelo al azar y no nos dice que es hasta que está terminado, perfecto para usuarios indecisos.

Kidoodle Minibox A1 - La impresora 3D para niños

En otro orden de ideas, puede que la Kidoodle Minibox A1 tenga matices de juguete, pero posee todo lo que esperaríamos de una impresora 3D funcional, lo que incluye reanudación de impresión en caso de corte eléctrico y sensor de filamento. Por si fuera poco, su extrusor de accionamiento directo trabaja con una amplia variedad de filamentos como PLA, ABS y TPU.

Kidoodle Minibox A1

Conectividad y software

Opciones de conectividad no le faltan a la impresora, tenemos a nuestra disposición un clásico puerto USB, una ranura lectura de tarjetas de memoria y también Wi-Fi para uso inalámbrico.

Conectividad

Si hablamos de software, empecemos por decir que bajo esa colorida interfaz está el firmware Marlin 2.0 usado en muchísimas impresoras 3D. Cuando se trata de programas de corte, la Kidoodle A1 viene con Cura Kidoodle Slicer, disponible para Windows y macOS. Esta versión de Cura es sencilla, quizás demasiado para nuestro gusto, pues solo podemos ajustar la temperatura de la boquilla, la altura de la capa, y activar los soportes, pero para los niños esto debería ser más que suficiente. Otras opciones son rotar el modelo, cambiar el tamaño, duplicarlo y borrarlo.

Por último, hay una aplicación móvil llamada Kidoodle 3D que nos brinda acceso a los mismos controles disponibles en la pantalla de la impresora. Desde aquí podemos cargar modelos en formato G-Code desde la biblioteca y gestionar más de una impresora de la compañía.

Aplicación Kidoodle

Disponibilidad y precio de la Kidoodle Minibox A1

Los interesados en la Kidoodle Minibox A1 podrán adquirirla a través de la página oficial del fabricante en este enlace.

PROS:
  • Muy fácil de usar
  • Diseño cerrado y seguro
  • Viene con 2 camas
  • Pantalla táctil intuitiva y colorida
  • Buena velocidad de impresión

CONTRAS:
  • No tiene cama caliente
  • La interfaz no está disponible en español todavía
  • Volumen de construcción limitado
  • Aplicación propietaria

Nos gustaría tener tu opinión

Deje una respuesta

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
GizLogic
Logo