Hovershoes, todo sobre estos revolucionarios patines eléctricos

Cada cierto tiempo aparece en el mercado un nuevo sistema de transporte personal, que consigue darle una nueva “vuelta de tuerca” a la movilidad de los usuarios. Si hace unos años nos sorprendía la irrupción de los Hoverboard, ahora nos vuelve a llamar la atención la aparición de otra alternativa de transporte individual muy interesante: los Hovershoes.

Hovershoes, un nuevo tipo de patines eléctricos

Los Hovershoes son un nuevo tipo de patines eléctricos, que te permitirán desplazarte libremente y sin esfuerzo. Con este “vehículo” podrás moverte por tu ciudad como nunca antes lo habías hecho, de una manera mucho más entretenida.

Aunque el primer modelo de Hovershoes se lanzó a mediados del año pasado, algunos fabricantes llevaban ya cerca de dos años desarrollando este producto, que se ha convertido en una nueva tendencia en movilidad, especialmente entre los más jóvenes. Hay que decir que también muchos adultos lo han empezado a utilizar para ir cómodamente al trabajo o al gimnasio, sin llegar cansados ni sudados por el esfuerzo. Además este innovador medio de transporte es completamente ecológico, lo que suma un punto más a su favor.

Hovershoes, vehículo eléctrico

Los Hovershoes son una nueva tendencia en movilidad, especialmente entre los más jóvenes.

Memoria USB

¿Qué son los Hovershoes?

Para que nos podamos entender, es como si tuviéramos un mini hoverboard en cada pie. De hecho, la mayoría de sus componentes y el sistema de funcionamiento son bastante similares. Por lo que no nos vamos a equivocar mucho, si decimos que los Hovershoes están inspirados en el popular patinete eléctrico. Aunque en la práctica sus posibilidades superan la experiencia de uso que ofrecen los hoverboard.

Este nuevo vehículo eléctrico está formado por dos “tablas”, una para cada pie, que lleva debajo una rueda lo suficientemente ancha para proporcionarle la estabilidad necesaria cuando nos colocamos sobre ellas. Por lo tanto estamos hablando de dos “hover” totalmente independientes. Lo que hará que puedas realizar un sinfín de movimientos y maniobras de lo más increíbles.

Principales características físicas

Estos “patinetes” pesan alrededor de 3 kilos cada uno y como se puede ver en las imágenes, tienen un tamaño reducido. Aunque hay que decir que la superficie se puede adaptar sin problemas a cualquier pie. Por lo que son muy fáciles de transportar cuando no podemos usarlos. Incluso muchos modelos vienen con sus respectivas asas, para que podamos llevarlos más cómodamente. En cuanto a la estática, suele ser futurista. Tampoco suelen faltar luces LED inteligentes, tanto por delante como por detrás, que tienen una doble función: por un lado, decorativa y por otro, sirven para indicar el nivel de de batería restante.

Resistentes y hechos para durar

Los hovershoes están fabricados para durar. Para ello, la estructura normalmente está hecha con metal. Este material ofrece una mayor resistencia si lo comparamos con otros vehículos eléctricos construidos en plástico. Además la superficie ha sido diseñada para evitar que los pies resbalen. Estos patinetes son capaces de soportar un peso que puede variar de los 100 a los 130 kilos.

Potencia y velocidad

Hovershoes, velocidad

Estos patinetes eléctricos puede llegar a alcanzar velocidades cercanas a los 15 km/h.

Por otro lado, cada plataforma cuenta con un motor propio de alrededor de 250W, que puede llegar a alcanzar velocidades cercanas a los 15 km/h y subir cuestas de hasta 9º de inclinación. Por debajo nos encontramos una rueda de goma dura en cada hovershoe, que tiene un diámetro aproximado de 6,5”.

Autonomía

Para las baterías, casi todas las marcas optan por la tecnología de iones de litio, ya que son más ligeras. Normalmente, con dos horas de recarga ya vuelve a estar a tope para usarse. Con este tipo de baterías podrás recorrer una media de 10-12 km con una sola carga.

Dos máquinas independientes

A la hora de utilizarlos, podemos comparar los Hovershoes con un par de zapatos. Y es que aunque han sido pensados para que los usemos de forma conjunta, también es posible utilizarlos por separado. En este sentido, hay que reseñar que cada uno dispone de su propio botón de encendido. De ahí que estemos ante dos máquinas independientes.

¿Cómo se utilizan?

Lo único que tienes que haces es poner cada pie sobre cada una de las plataformas. Después solo tendrás que desplazarte con la ayuda de las piernas y el cuerpo, siguiendo la dirección deseada. Su sistema de equilibrio hace que responda de manera impecable ante cualquier movimiento y giro. Una serie de sensores se encargan de detectar el peso del cuerpo, para saber la presión ejercida sobre cada uno de ellos y después desplazarse en consecuencia.

Cuando inclinamos el centro de gravedad hacia adelante, los Hovershoes se mueven hacia adelante; si nos ponemos erguidos en el centro, los patinetes se detienen; y si el centro de gravedad se va hacia atrás, obviamente nos moveremos también hacia atrás. Para girar hay que hacer presión sobre el lado opuesto, de forma que el patín pueda girar hacia el lado que queremos. Avisamos que los dos hovers funcionan a la misma velocidad. Así se evita que uno vaya más rápido que el otro.

Xplora A10K, uno de los hovershoes más demandados

Xplora A10K

Los Xplora A10K son uno de los Hovershoes más vendidos en la actualidad.

Con los Hovershoes Xplora A10K, moverse por la ciudad nunca había sido tan divertido. Este vehículo eléctrico combina las ventajas de un skateboard, un Hoverboard y un par de patines. Aparte de su aspecto único, integra varias LED de colores que se iluminan cuando se mueven. Estos hover usan una tecnología de detección de gravedad autocompensada, que va a dar la oportunidad a los usuarios con poca experiencia de disfrutar de inmediato.

Estos patinetes eléctricos Xplora A10K se pueden mover a una velocidad máxima de 12 km/h. Aunque la velocidad se limita automáticamente en determinados casos, para garantizar la seguridad del usuario. Por ejemplo, cuando conduces muy rápido, los patines se aseguran de que no siga aumentando la velocidad, ralentizándola de forma gradual. Así evita que pierdas el equilibrio y te puedas caer. Si te desplazas durante mucho tiempo por una pendiente pronunciada, corres el riesgo que el motor se caliente y se sobrecargue. Aquí también el sistema disminuye la velocidad. Lo mismo pasa cuando el nivel de batería se reduce por debajo del 30%.

 

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies