Atentado de San bernardino: se acabó el conflicto, que no la historia.

Como ya sabréis, a raíz del atentado de San Bernardino, el FBI entró en un interesante conflicto legal con Apple, al que le pedían la creación de una puerta trasera que les permitiera acceder al iPhone 5c de Syed Rizwa Farook, uno de los dos terroristas que perpetraron un tiroteo en el que murieron 14 personas y otras 22 resultaron heridas. La respuesta de la propia compañía, así como de otras empresas tecnológicas de alto nivel como Microsoft o Google, no se hizo esperar, creando un frente común que también comprendía a asociaciones de defensa de los derechos civiles. Y es que Apple no consideró ético ni seguro facilitar al gobierno de los EEUU un software que permitiera burlar las medidas de seguridad del teléfono, algo que según ellos, podría tener muchos más inconvenientes que ventajas. Con una orden judicial mediante y durante varias semanas, este problemático caso ha sido uno de los temas más candentes del mundo de la tecnología y los derechos civiles. Pero como ya advertíamos en nuestro primer artículo, era bastante extraño que una organización como el FBI dependiera de la ayuda de Apple para poder “hackear” el smartphone. Al final la lógica nos ha dado la razón…

El FBI ya accedido al polémico iPhone 5c, y lo ha hecho sin ayuda de Apple.

Gizlogic_iPhone 5C-blanco_Atentado de San Bernardino

Así es, el FBI ya no está en conflicto con Apple por la sencilla razón de que ya no la necesitan. En el día de ayer, el Departamento de Justicia de Estados anunció que desistían de emprender cualquier acción legal contra la compañía de la manzana mordida, ya que habían conseguido acceder al polémico aparato, que, recordemos, había dado fuertes quebraderos de cabeza al FBI por el hecho de no integrar lector de huellas y ser susceptible de “autoborrarse” si se intentaba romper su encriptación mediante fuerza bruta.

Así pues, y como ya vaticino John McAfee, la seguridad de Apple no es infranqueable, y el FBI no necesitará de una puerta trasera para acceder a los smartphones de aquellas sospechosas o responsables de un delito.

A pesar de haberse podido acceder al aparato, ni el FBI ni el Departamento de Justicia estadounidense han revelado información alguna sobre el contenido del polémico iPhone ni sobre la utilidad que pueda tener dicho contenido para la investigación del atentado. Pero más allá de la investigación en sí, una cuestión que es de especial importancia, es el hecho de que el FBI no ha explicado como han llevado a cabo el hackeo del terminal, por lo que, como es normal, ahora será la propia Apple la que exigirá explicaciones al gobierno norteamericano.

Y es que en estos momentos, resulta de vital importancia para Apple conocer la vulnerabilidad explotada y “parchearla” lo antes posible, si es que quieren seguir presumiendo de ser una de las compañías más seguras en lo que a smartphones se refiere. El caso es que, si Apple consigue subsanar dicha vulnerabilidad, cosa que tarde o temprano ocurrirá, no sería de extrañar que este conflicto vuelva a reproducirse a raíz de cualquier futuro atentado o delito.

Esta historia no tiene visos de acabar, y será necesario que Apple llegue a un acuerdo con el FBI para evitar que se reproduzca la polémica. A nosotros se nos ocurre que en casos similares, podría ser la propia Apple la que desbloquee el smartphone y suministre los datos al FBI sin tener que informarles del método empleado para ello. De esta forma, los clientes de Apple se podrían sentir un poco más seguros, sabiendo que no circula por la red un método para hackear cualquier iPhone. ¿Vosotros que opináis?.

 

 

 

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies