¿Cómo puedes saber si sufres nomofobia?

¿Eres de los que no se separa del móvil ni para ducharse? ¿Te sientes incompleto cuándo sales de casa sin el móvil? Quizá sufras algún tipo de desajuste que te hace ser dependiente de tu teléfono móvil. Aunque esto parezca una locura es algo muy común en nuestra sociedad. El móvil se ha convertido en una extensión más de nuestro cuerpo. Dormimos con él al alado, lo llevamos a todas partes, incluso al baño. ¿Es por necesidad o es dependencia? Es cierto que nuestro estilo de vida ha cambiado y que siempre necesitamos estar conectados. Pero esto a la larga puede derivar en una gran dependencia hacia el teléfono móvil. Estamos hablando de nomofobia, esa dependencia o miedo a estar sin móvil. Es algo muy común en la actualidad, más de lo que creemos. Pero, ¿cómo puedes saber si sufres nomofobia? Si quieres saberlo quédate a leer este artículo. Vamos a comprender qué es la nomofobia, en qué consisten sus efectos y qué podemos hacer para evitarla.

¿Qué es la nomofobia?

Es probable que nunca hayáis oído hablar de esta palabra que hasta suena un poco mal. Lo que viene a decir es no-móvil-fobia, o en su origen no-mobile phone-phobia. Es decir miedo a estar sin el móvil, ya no sólo incomunicados si no más bien a salir sin móvil de casa. Se trata de una especie de dependencia hacia nuestro teléfono móvil. Parece que sin él no podemos salir de casa. Preferimos antes salir desnudos que sin el teléfono móvil. Aunque no lo pensemos, hay muchas personas que tienen miedo de andar tan solo unos metros fuera de casa sin su móvil. Es un miedo irracional. No existe justificación alguna a este tipo de fobia. ¿Por qué nuestros antepasados podían vivir sin móvil y nosotros no? Es posible que hayamos generado dependencia del móvil. De todo aquello que nos proporciona tener un teléfono móvil.

Nomofobia

¿Necesitamos realmente estar conectados al móvil?

Este miedo no se produce solo cuando salimos de casa sin nuestro smartphone o teléfono móvil. Se puede generar igualmente cuando lo perdemos, ya sea en la calle o nuestra casa. Al igual que también se produce cuando nos quedamos sin batería y se apaga el teléfono. Es una sensación de dependencia que produce miedo a estar sin móvil. Se genera también cuando el teléfono no encuentra cobertura o cuenta con baja cantidad de datos o conexión. Nos sentimos igualmente incomunicados. Es una sensación de aislamiento que genera en nosotros ansiedad y miedo. Algo parecido a la sensación de estar totalmente perdidos en un terreno desconocido para nosotros.

¿Cómo podemos saber si sufrimos nomofobia?

Seguro que tras saber lo que es la nomofobia os habéis preocupado un poco. Es comprensible que en un principio penséis que sufrís nomofobia. Cualquiera hoy en día pensaría que sufre este trastorno. Vivimos pegados al móvil. Pero tenemos que distinguir entre si realmente nos aterroriza la idea de estar sin el móvil o es simplemente que lo necesitamos en ocasiones concretas. Por ejemplo, es comprensible sentir miedo a estar sin el móvil cuando nos encontramos en un lugar desconocido para nosotros y alejados de nuestra zona de confort o conocida. Lo que no es comprensible es que nos de pánico salir a comprar el pan o a tirar la basura sin teléfono móvil. Tenemos que aprender a identificar las sensaciones y ocasiones en las que realmente nos da miedo estar sin móvil. Para eso será necesario conocer los síntomas principales de la nomofobia.

Nomofobia

¿Cuáles son los síntomas de la nomofobia?

Síntomas de la nomofobia 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la nomofobia es una adicción. No se trata de una adicción extremadamente peligrosa como la adicción a las drogas o al alcohol. Pero afecta igualmente a nuestra salud y no solo a nuestra vista por la luz azul de las pantallas, si no también a nuestra salud mental.

Revisión continua de nuestro smartphone

El primer síntoma que nos puede alertar de esta enfermedad es el uso descontrolado del teléfono móvil. Que recurramos a él constantemente. Es el hecho de que a pesar de estar en sonido lo estemos consultando constantemente. Intentando comprender si hay notificaciones nuevas que no hayamos escuchado. Un uso constante sin necesidad justificada. A este paso le sigue el consultar nuestras redes sociales cada 2 minutos. No tiene que ser exactamente cada dos minutos, si no de una forma muy repetitiva en un pequeño intervalo de tiempo. Es la dependencia a la revisión continua de las redes sociales. Nos damos cuenta de que somos adictos a la redes sociales cuando el móvil y la revisión de estas nos roba tiempo de otras actividades vitales como el sueño.

Necesitamos tener un enchufe cerca de forma constante

Nos aterra estar sin batería en el teléfono móvil. Si nos da miedo pasar más de dos o tres horas en un lugar en el que no hay enchufes para conectar nuestro teléfono móvil entonces tenemos un problema. Estamos al borde de la nomofobia. Nos da pánico que nuestro móvil se apague y no tengamos donde cargarlo. Este síntoma  es uno de los más comunes y de los primeros que nos ayudan a detectar la nomofobia. Igual ocurre con el hecho de que nos quedemos sin cobertura. Si no podemos aguantar mucho tiempo en un lugar en el que no haya cobertura es posible que suframos de nomofobia.

Nomofobia

No podemos vivir sin cargar nuestro smartphone

Efectos de la nomofobia

A pesar de que a día de hoy la nomofobia no está considerada como una patología o una enfermedad, puede producir trastornos graves a nuestra salud. Hay personas que incluso sufren depresión a raíz de padecer esta adicción al móvil. La nomofobia tiene una serie de consecuencias negativas en nuestro estilo de vida. Al engancharnos al móvil nos alejamos de todo lo que nos rodea. Afecta a nuestro trastorno del sueño, pero también a nuestro hábitos diarios. Por ejemplo, alteramos nuestras comidas y horarios. Dejamos de disfrutar de lo que nos rodea para centrarnos en lo que nos proporciona el móvil. Incluso es probable que terminemos peleados con nuestros seres queridos. Pero intentar desprendernos del teléfono también puede afectar a nuestro estilo de vida. Dejamos de lado las redes sociales y aprendemos a estar desconectados, algo muy difícil hoy en día.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies