Qué tener en cuenta antes de comprar un dominio

Uno de los primeros pasos (y de los más importantes) que tienes que dar cuando quieres crear una página web en Internet, es comprar un dominio. El dominio es el “nombre” (también conocido como la dirección electrónica o URL) que tendrán que escribir en el navegador web las personas que quieran acceder a tu sitio en la Red. Aunque actualmente es muy fácil registrar un dominio, es importante antes considerar algunos aspectos que no deben tomarse a la ligera, si queremos evitar problemas posteriormente.

Consejos a tener en cuenta antes de elegir un dominio

  1. Lo primero que tienes que hacer es tener claro cuál va a ser tu nicho de mercado e investigar qué palabras claves son más populares o tienen un mayor volumen de búsquedas dentro de ese segmento. Para ellos puedes utilizar herramientas como Google Trends o Google AdWords. De esta manera podrás elegir el término más adecuado para identificar tu página web.
  2. Obviamente debes escoger un nombre que además de identificarte en Internet, esté estrechamente relacionado con el nicho y con el público al que va dirigido. Y sobre todo resulte atractivo y “con gancho”. Procura que sea un dominio corto, fácil de recordar para todos los usuarios y potenciales visitantes, y que no sea difícil de pronunciar. Mientras menos complicado sea mucho mejor.
  3. Igualmente debemos prestar atención al tipo de dominio que vamos a contratar. Nos referimos a la parte final o extensión, que va después del punto (.). Hoy en día existen una gran variedad de extensiones de dominio, pero las más populares son sin duda .com, .net y .org. También son muy interesantes las que hacen referencia a cada país. Por ejemplo en España tenemos .es. Pero existen muchísimas más, como .xyz, .asia, .online, .space, .net, .tech, .solutions, .world, .biz, etc. En cualquier caso, la más recomendable siempre es .com, ya que aparte de que puede englobar todo tipo de páginas web, es mucho más sencilla de recordar. Pensando en el futuro también podría ser conveniente comprar un dominio relacionado con el país de origen.

    Registrar un dominio

    El dominio más recomendable siempre es .com, ya que entre otras razones, es mucho más sencilla de recordar.

  4. Puede ser que el nombre de dominio que te gusta para tu web ya está ocupado. En este caso lo mejor que puedes hacer es ser creativo y buscar una opción que sí puedas registrar. Te aconsejamos que evites utilizar un dominio similar incorporándole números o guiones. Si lo haces así, además de que le resta “claridad” al nombre, puede provocar confusión y será más difícil de recordar.
  5. Otro problema que tienen que evitar los usuarios al registrar un dominio, es que ese nombre de dominio no sea la marca de otra empresa. Esto supondría una “ciberocupación” y con toda seguridad acabaría con la anulación del mismo. Incluso podría conllevar el pago de daños y perjuicios. Por eso en esta parte hay que hilar muy fino y mirar en Internet, donde hay varias bases de datos, para verificar si el nombre de dominio que hemos elegido es una marca que está registrada en algún país. Por ejemplo, en su momento Google intentó hacerse con el dominio Alphabet.com pero no pudo hacerlo, porque pertenece a BMW.

Cómo comprar un dominio

Después de estos pequeños consejos toca pasar al siguiente paso: cómo comprar un dominio. Como ya apuntamos al principio, el proceso no entraña ninguna complicación. Vamos a ver que es muy simple, pero también hay algunos detalles a los que hay que estar atentos.

  1. Comenzamos por la empresa donde vamos a registrar el dominio. En Internet hay infinidad de sitios web que se dedican al registro de dominios, pero lo mejor es optar por una compañía contrastada y fiable, que ya lleve tiempo en el mercado, como por ejemplo Hostinger. De manera que si surge algún problema nos aseguramos de recibir el soporte necesario para solucionarlo rápidamente. Los registradores premium ofrecen nombres de dominio más baratos, además de una calidad de servicio superior. Eso hace que millones de personas confíen en ellos, y sean reconocidos como proveedores de dominios de confianza.

    Hostinger

    Hostinger es uno de los registradores de dominio más fiables y recomendables.

  2. Hay que pensar que hay dominios que conllevan costes de mantenimiento adicionales. Por lo que antes de contratarlo hay que mirar bien la letra pequeña y comprobar que no existan cláusulas, que nos puedan penalizar si en algún momento queremos transferir el dominio a otro registrador o proveedor de hosting.
  3. Aunque el proveedor de dominios no tiene porque ser la misma compañía donde contratemos el hospedaje web, la “cosa” funciona mejor cuando se trata de la misma empresa. Además muchos proveedores de hosting ofrecen el registro de dominios como un paquete, que incluye entre otros servicios, el dominio gratis.
  4. En el caso de que no lo hayas hecho antes, tendrás que verificar que el dominio que vas a registrar está disponible. Esto lo puedes hacer a través de la página web del mismo registrador, que suele contar con una herramienta específica para tal fin. Una vez comprobado que está libre, para comprar un dominio debes ingresar tus datos personales, como nombre completo, dirección de correo electrónico y seleccionar el método de pago. Acuérdate de verificar la propiedad del dominio mediante el e-mail que te debe llegar a tu dirección de correo electrónico. Normalmente tardará unos minutos en llegar.
  5. Si quieres proteger tu privacidad y evitar que tus datos personales se publiquen en WHOIS y sean de acceso público, puedes obtener un registro de privacidad de dominio que mantenga oculta tu información particular.
  6. Probablemente también estés pensando cuál sería el tiempo aconsejable de contratación. En este caso es importante conocer que el tiempo mínimo es de 1 año y el máximo de 10 años. Aquí lo que hay que tener cuidado es que cuando llegue la fecha de vencimiento no se te pase y lo pierdas. Porque puede haber personas o empresas que estén interesados en conseguirlo, y aprovechen tu despiste para llevárselo. De mi parte, sobre todo al principio, lo más seguro sería contratarlo por 2 años y estar pendientes a los avisos de renovación. Otra cosa que puedes hacer para evitar que se te caduque, es configurar el dominio para que se renueve de forma automática con cargo a tu tarjeta de crédito o cuenta de PayPal.
Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies