Me paso al iPhone 11 Pro Max después de 9 años con Android

Aquí no vas a leer una “review” como tal, ni un análisis exhaustivo sobre la calidad de las cámaras, el rendimiento del procesador o la gestión de recursos del sistema. Hoy quiero contarte cómo están siendo mis primeras semanas con iOS (y más concretamente con un iPhone 11 Pro Max) después de 9 años utilizando Android.

No soy la única que se ha rendido durante todo este tiempo al sistema operativo de Mountain View: por desconocimiento, por precio, por comodidad, por variedad de oferta… Muchos pueden ser los motivos que nos llevan a los usuarios a optar por Android. Pero si a ti, como a mí, te despierta curiosidad iOS y quieres saber si el cambio entre uno y otro es demasiado drástico, si se echan en falta ciertos matices o si no vas a llegar a acostumbrarte, hoy te cuento mi experiencia personal tras mis dos primeras semanas con iOS.

Experiencia premium, sí, sin duda

En mi círculo tengo algunos amigos fanboys de Apple que aprovechaban la mínima ocasión para sacar a relucir lo estupendo, maravilloso, increíble, que es esta compañía y sus productos. Recuerdo concretamente cómo uno de ellos me hablaba con especial pasión sobre el packaging y sus plásticos. No lo entendía, hasta que abrí mi primer iPhone.

El packaging de los productos de Apple es de otro nivel. Por mi profesión, he desempaquetado decenas y decenas de productos y NUNCA había conseguido ese efecto wow que sentí al abrir el iPhone 11 Pro Max y el Apple Watch Series 5. No solo es la elegancia y la distribución de sus componentes dentro de las cajas, si no que el propio plástico y la forma de abrirlo es algo que ningún otro fabricante ha copiado.

Estamos ante una marca que, si bien siempre ha sido sinónimo de distinción, esta fama es bien merecida y eso lo notamos desde el minuto cero.

Primeros pasos: un viaje en AVE me bastó para ponerme al día

El principal miedo que puede tener una persona que, como yo, lleva toda la vida en otro sistema operativo, es no sentirse cómodo en la transición hacia iOS. Me encanta la tecnología (obvio) y la tengo alarmantemente presente en mi día a día. No suelo tener problema al usar los distintos dispositivos que pasan por mis manos, pero en el caso de iOS como sistema operativo en mi móvil personal sí creía que iba a tardar al menos un par de días en acostumbrarme.

iphone 11 pro max 4

Recogí el teléfono en Madrid y volví a casa, a Granada, inmediatamente. Aproveché el viaje en AVE para ir poniéndome al día, investigar, instalar apps, realizar las configuraciones necesarias para que todo estuviera a mi gusto, etc. Cuando bajé del tren ya me sentía totalmente cómoda con iOS, como si llevara toda la vida utilizándolo. Tres horas y media en las cuales no despegué los ojos de la pantalla en ningún momento me bastaron para configurar desde cero el dispositivo, ponerlo a mi a gusto, probar prácticamente todas las apps de mi día a día y acostumbrarme a su uso.

Al contrario de lo que puede parecer cuando nunca lo hemos usado, iOS es extremadamente fácil e intuitivo de utilizar. Tiene algunas cositas que sí pueden parecernos más complicadas que en otros S.O (os las contaré más adelante), pero en general la experiencia de usuario es excelente desde casi el primer momento.

Interfaz, animaciones y gestos

Esta es la base para todo usuario que pasa de Android a iOS. Una vez que te familiarizas con el sistema operativo (en mi caso, como he comentado, en poco más de tres horas) la interfaz de iOS se hace muy agradable a la vista. Aquí puede entrar en juego una parte algo subjetiva según nuestros gustos personales, pero la interfaz se ve limpia, ordenada y elegante.

Las animaciones son rápidas y hace que la transición entre apps y tareas parezca más fluido que en otros sitemas operativos. ¿Lo es? He hecho la prueba con un tope de gama de Android y realmente, en la práctica, no hay diferencia entre la velocidad de uno y otro, pero los efectos de las animaciones ayudan a que en iOS parezca más rápido algo que, aunque solo sea como efecto placebo para el usuario, se agradece.

Otro asunto que me gustaría destacar es el tema de los gestos. Aquí es posible que sí necesites una pequeña explicación para que comprendas cómo funciona.

  • Desplazamiento hacia abajo de la parte izquierda superior de la pantalla: abre centro de notificaciones
  • Desplazamiento hacia abajo de la parte derecha superior de la pantalla: abre centro de control
  • Desplazamiento hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla: descarta
  • Desplazamiento hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla sosteniendo en el centro: abre apps abiertas en segundo plano
  • Desplazamiento hacia abajo desde la parte central de la pantalla: abre búsqueda y sugerencias de Siri

En los primeros momentos me pareció algo complicado, pero en cuanto te acostumbras (aquí entra en juego tu capacidad de adaptación) es muy sencillo y se hace cada gesto por inercia.

Y qué es eso del “ecosistema Apple”, ¿realmente se nota?

Actualmente tengo conmigo el iPhone 11 Pro Max, Apple Watch Series 5 y Airpods de primera generación. Sinceramente, os puedo decir que el iPhone y el Apple Watch son la pareja perfecta. Ambos consiguen sacarse mucho más partido y hacer que la experiencia sea impecable.

En cuanto a los Airpods, es un producto que ya utilizaba con mi anterior smartphone y que se nota un mejor uso en iOS. Precisamente de este tema os ofreceré un artículo más adelante para explicaros todo en detalle.

Mitos y leyendas: iOS no es difícil ni tienes que pagar por todo

iphone 11 pro max

Si estás pensando cambiar a iOS seguro que te rondan algunas preguntas por la cabeza. ¿Es difícil de utilizar? Ya has visto que en mi caso no me ha resultado nada complicado el cambio. Aquí debes de hacer algo de autocrítica y analizar tu propia capacidad de aprendizaje y tu destreza con las tecnologías. En cualquier caso, iOS es un sistema muy intuitivo y fácil de usar. 

Otro de los grandes mitos es si las apps son de pago o si hay variedad. En mi caso, he podido instalar TODAS las apps que tenía en Android en mi nuevo iPhone y sin pagar nada por ninguna. 

En esto sí he notado el cambio…

Entonces, ¿mi experiencia ha sido de matrícula de honor? No. Pero no hay nada perfecto. Sí que hay algunos puntos que podrían ser mejorables. Por ejemplo, el tema de que el NFC no funciona para el envío de archivos entre dispositivos. Yo lo usaba bastante a menudo y es algo que ahora echo en falta.

Si, como yo, eres usuario de Android de toda la vida, seguramente tengas todo en casa adaptado a este sistema. Hay muchísimas alternativas y soluciones, pero, en cualquier caso, más allá de tener que hacer alguna configuración adicional, no he experimentado problemas de compatibilidad con el resto de dispositivos que ya tenía en casa (Smart TV, TV Box, altavoz inteligente, gadgets varios…).

La gestión de notificaciones me ha resultado algo más compleja en iOS. Y es cierto que es un punto a favor, porque permite personalizarlo bastante, pero en una primera toma de contacto este es uno de los aspectos que pueden dar más quebraderos de cabeza hasta que encontramos la combinación perfecta para nosotros.

IOS 13

One more thing…

En próximos artículos te contaré más sobre la experiencia con mi primer iPhone, aquellas funciones o características que más me han sorprendido y que realmente valen la pena, además de, por supuesto, unas opiniones más en profundidad sobre los dispositivos que actualmente utilizo, el iPhone 11 Pro Max y el Apple Watch Series 5 (de los Airpods ya os hablé anteriormente).

Puedes ver todos sus productos en su tienda oficial o en los enlaces que tienes a continuación.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies