Throwback Thursday: Los tonos polifónicos

En 2016 hay dos tipos de personas, los que personalizan con música o sonidos propios su tono de llamada y/o de notificaciones, o los que utilizan los incluidos en el teléfono. Pero antes de poder transferir archivos a los móviles recurríamos a proveedores de contenido multimedia. Hoy recordamos esa época. En el Throwback Thursday de esta semana, los tonos polifónicos.

Tonos polifónicos, el mayor exponente de personalización en los dosmiles

Hoy en día, con Android, podemos cambiar, prácticamente, todos los aspectos de nuestro teléfono. Desde el fondo de pantalla a toda interfaz de usuario, pasando por la tipografía o el launcher. Pero no siempre fue así.

En los tiempos de Aquí no hay quien viva la tecnología no daba para tanto. Y poder modificar el tono de llamada con la canción del triunfito de nuestra selección, o en su defecto el temazo techno de moda. Entre los más famosos tenemos el tono de KillBill o la versión de Crazy Frog del clásico de Harold Faltermeyer.

En esos tiempos teníamos tres maneras de obtenerlos. La primera mediante un SMS a un servicio como el que nos daban algunos programas de televisión. Otra opción era recurrir al portal móvil de nuestra compañía (Vodafone, Movistar, Amena…). Eran tiempos de la archiconocida conexión WAP. Por último teníamos la opción gratuita, que algún amigo nos pasara el politono de moda por Bluetooth, si es que nuestro teléfono, el que conseguíamos con cientos (o miles) de puntos, tenía esta innovadorísima tecnología.

Una vez los teléfonos avanzaron, los tonos polifónicos dejaron paso a los Tonos reales. Fragmentos de canciones, sin conversión, pero con una calidad… mejorable. No cuajaron, ya que el avance de la telefonía nos permitía hacerlo por no nosotros mismos.

El YaVoy, la vuelta de tuerca nos puso de los nervios

Ya era horrible de por sí que fueses donde fueses oyeses, con ese potente y agudo altavoz, las notas de La Tortura (que nombre más adecuado). Pero los operadores decidieron rizar el rizo y demostrarnos que aún podía ser peor.

Así llegaron los YaVoy, un servicio premium promocionado por Movistar que sustituía los pitidos que oíamos al llamar a alguien por una canción, a todo volumen, cuanto más hortera mejor, por supuesto. Bulería, BuleríaCuando Zarpa El Amor o cualquier canción que incitase al suicidio.

Hasta aquí nuestro repaso por los tonos polifónicos, si os ha gustado mandad un SMS al 787 con el texto TBTGIZLOGIC GUSTA, o si os parece mucho engorro podéis compartir en Twitter o Facebook, en 2016 estas cosas son gratis.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies